Buñol, bajo 125 toneladas de tomate.... 27 AGOSTO 2014

 

"Viceo

 

 

LEVANTE EMV

45.000 personas han participado en la 'batalla' - Varios kilómetros de retenciones en la entrada a la localidad

Algunas de las más de 40.000 personas que han participado en la fiesta de la Tomatina. Alberto Saiz/Associated Press

EP/LEVANTE-EMV.COM La fiesta de la 'Tomatina', que tiñó hoy de rojo las calles de la localidad valenciana de Buñol, finalizó esta mañana sin incidentes y con una asistencia que superó, con 45.000 personas, las previsiones iniciales de participación del Ayuntamiento, que calculaba unos 40.000 asistentes. Tras la 'guerra de tomates', los servicios sanitarios --del centro dispuesto por el consistorio y del ambulatorio-- atendieron a 22 personas, la mayoría por contusiones y cortes, según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad.

Al grito de '¡tomate!, ¡tomate!', los 45.000 participantes se lanzaron las 125 toneladas de esta verdura que repartió el Ayuntamiento para unas fiestas que, en esta edición, se han prolongado durante tres días.

El alcalde de Buñol, Fernando Giraldós, valoró "positivamente" la edición de este año porque "han venido muchas personas, incluso más que el año anterior. La gente se lo ha pasado muy bien y ya estamos pensando en el año que viene", subrayó, y destacó "la gran afluencia de gente de todos los países" llegada "gracias a Internet y a los medios de comunicación que hacen que se muestre una imagen divertida de la fiesta".

"Es bueno que la fiesta repercuta en el pueblo. Gracias a la Tomatina, Buñol es conocido en todo el mundo", incidió el primer edil, quien destacó que se espera "seguir mejorando" la fiesta "para ofrecer servicios y seguridad a todos los asistentes y que, de esta forma, puedan divertirse de una forma segura como hasta ahora".

Un total de 70 miembros de Protección Civil, 50 de seguridad privada y 36 voluntarios --además de 40 agentes de la Guardia Civil-- formaron el dispositivo de seguridad desplegado junto a los camiones que reparten los tomates para facilitar su paso entre la multitud.

Además, 11 ambulancias, un centro de enfermería instalado en el Ayuntamiento, 13 médicos y un helicóptero de emergencia velaron por la salud de todos los asistentes a la Tomatina.

La "marea roja" de los tomates se esparcieron por las calles hasta las 12.00, justo cuando sonó el segundo chupinazo que señalaba el fin de la batalla. Los vestigios de la batalla de tomate desaparecieron "en muy poco tiempo, dejando el pueblo limpio y listo para continuar la fiesta".

Asimismo, la concejala de Fiestas del municipio, Pilar Garrigues, destacó a Europa Press que las expectativas de asistencia que se tenían en un principio, se han superado porque la localidad ha quedado "completamente invadida" de visitantes.

Garrigues destacó que no se han registrado incidentes de relevancia en una fiesta en la que también participan numerosos turistas extranjeros, procedentes de Inglaterra, Japón o Australia, entre otros. "Ayer ya comenzó a venir gente y esta mañana el municipio quedó totalmente invadido", señaló.

Del mismo modo, la edil hizo hincapié en que la zona de la 'Tomatina' "se ha despejado muy bien", al tiempo que valoró la "rapidez" de la actuación de los servicios de recogida que ha permitido que hacia las 13.30 horas el recorrido estuviera limpio. Así, Garrigues reiteró que la celebración ha salido "perfectamente" y destacó la situación de "normalidad" en el recinto, aunque "sigue habiendo gente por la calle", apuntó.

Esta tradicional batalla de tomates se celebra desde hace 64 años y se enmarca en los actos propios de las fiestas patronales del municipio, dedicadas a San Luis Beltrán y la Virgen de los Desamparados.

ASISTENCIAS SANITARIAS

Según los datos facilitados a Europa Press por la Consejería de Sanidad, en el centro de enfermería dispuesto por el Ayuntamiento se atendió, hasta las 13.00 horas, a siete personas que presentaba cortes y que requirieron puntos de sutura; dos hipotermias y una persona que había sufrido un golpe de calor.

En el centro de salud, se trató a dos participantes por intoxicación etílica; una mujer con un golpe de calor; cuatro asistentes con enfermedades comunes, entre ellos, una persona con una crisis de ansiedad; un participante que requirió una sutura en una herida; otro afectado por conjuntivitis y tres contusionados, uno de ellos remitido al hospital de Manises para que se le realizaran radiografías, que había sufrido una caída con luxación.

 
 
 
 
 
 


 

 

Additional information